De Rouco a Osoro

|

rouco-y-osoroEl todavía Arzobispo de Madrid no pudo colocar a Fidel Herráez como su sucesor, con quien tenía garantizadas ciertas prerrogativas.

El cardenal Rouco Varela ha estado en Alemania la segunda quincena de agosto. Su ausencia fue el momento propicio para que la Santa Sede anunciara al gobierno, rápida y discretamente, el nombre del nuevo arzobispo de Madrid, pidiendo máximo sigilo, y evitando así la posibilidad de que el cardenal conociera el nombre de su sucesor antes del 28 de agosto, fecha prevista para el anuncio oficial.

Esta cautela, aparentemente excesiva, intentaba evitar mayores altercados con el cardenal, quien llevaba tiempo intentando asegurar, con gran tesón y energía, la sucesión de su candidato favorito para el arzobispado, Monseñor Fidel Herráez, obispo auxiliar de Madrid.

Como informó Infovaticana, el nombramiento de Monseñor Carlos Osoro como sucesor de Rouco Varela fue filtrado por una indiscreción del ministro del Interior, lo que provocó que el cardenal conociera a través de la prensa que sus entusiasmados consejos no habían sido escuchados.

Según fuentes cercanas al todavía arzobispo de Madrid, el purpurado no tenía planeado abandonar el episcopado tan pronto, asegurando a sus colaboradores que «el 15 de mayo de 2015 celebraría San Isidro como Arzobispo de Madrid».

La aceptación de su renuncia por el Santo Padre representó por tanto una gran sorpresa para el cardenal, aunque pronto se puso en marcha para asegurar la sucesión de Fidel, con quien tenía garantizada una estrecha colaboración, así como ciertas concesiones que el cardenal podría disfrutar tras su jubilación. Colaboradores cercanos del Cardenal aseguraron a Infovaticana en el mes de julio que «con un 95% de probabilidad» el sucesor sería Fidel Herráez, y que por tanto, Rouco seguiría siendo «Arzobispo en la sombra».

Aunque las circunstancias han cambiado, y Monseñor Herráez no ha ascendido al trono archiepiscopal, el cardenal parece no haber encajado el golpe, y según aseguran fuentes de su entorno, Rouco Varela ha decidido que no abandonará su residencia oficial como Arzobispo de Madrid, sino que habilitará unas dependencias para el nuevo arzobispo en la planta baja, mientras que él seguirá ocupando las actuales, reservadas para el arzobispo en el cargo, así como un coche con chófer (Óscar), que tiene habilitado actualmente para desempeñar las importantes funciones que Dios mediante, le serán dispensadas en los próximos meses, en atención a su avanzada edad, tal como establece el Canon 401 del Código de Derecho Canónico.

La reacción del cardenal se debe posiblemente al gran impacto que ha sufrido con las dos últimas noticias, para él totalmente inesperadas, la de la aceptación de su renuncia y la de la negativa en el nombramiento de su sucesor. Él, por supuesto, ha hecho saber a sus colaboradores, que no son las decisiones recientes lo que le han provocado tanta irritación, sino «las formas» con las que se han desarrollado estos acontecimientos.

La fecha propuesta por Roma para el anuncio oficial del nombramiento de su sucesor era el 28 de agosto, pero el Cardenal pidió que se retrasase el anuncio hasta al día 8 de septiembre, ya que la primera semana de ese mes es la que dedica, desde hace años, a sus vacaciones en Alemania.

Mañana sabremos si la Santa Sede le concede ese penúltimo deseo, pues parece claro que el último sí le será concedido: celebrar su vigésimo aniversario como Arzobispo de Madrid el próximo 22 de octubre en la Almudena.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “De Rouco a Osoro
  1. Dado que a monseñor Osoro no le gusta tener auxiliares (los tres que había en Valencia cuando llegó fueron recolocados en poco tiempo en otras diócesis), es más que previsible que Herráez, Franco y Martínez no duren más allá de un año en Madrid, y más si se piensa en las diócesis que, o tienen un obispo con la renuncia presentada o uno a punto de presentarla (Barbastro, Segovia, Lérida, Astorga, Jaén, Ciudad Real, Vitoria, Burgos y Mérida, además de Barcelona).

  2. Algunos católicos esperamos con verdadera ansiedad la retirada del actual cardenal y la llegada de los nuevos aires “peregrinos» , sencillos, humildes del bueno obispo. Pero ¿se le permitirán al cardenal Rouco, tales muestras de soberbia como la de permanecer en la diócesis?, sin querer que su chófer vaya al paro ¿podrà mirarse, por una vez y sin que sirva de precedente, en la sencillez y pobreza de su mies? Adiós, goodbay, vaya con Dios, monseñor. Sobre el obispo Osoro también albergamos dudas: ¿podrà recomponer en poco tiempo una diócesis, digo cortijo, tan podrida como le dejan. Aún mucho peor que lo que encontró en Valencia como herencia de García Gascó? Tendrà agallas para hacer importantes y necesarios cambios en algunos sitios como en COPE?

  3. Me preocupa que las cosas funcionen como se describen en estos artículos. Creo que las cosas estas deberían de darse con mayor naturalidad y normalidad. Lamentablemente se podría escribir una novela con el título «la sucesión de Rouco»…

  4. Es falso que a monseñor Osoro no le guste tener auxiliares. Si en Valencia no los ha recibido, en sustitución de los que le han quitado, ha sido porque Rouco se ha opuesto, con el fin de que en Valencia las cosas le fueran mal y así dinamitar su prestigio y su futura sucesión en Madrid.

  5. No tiene nombre lo que se ha hecho con Mons. Rouco Varela. Penoso que la Iglesia Madre trate así a sus hijos, máxime a los que tanto han trabajado como el cardenal en cuestión. Pero no pasa nada, en tres años más cambia la cúpula.

  6. Si es cierto lo que aquí se cuenta, es inaudito y actitudes de perturbado. Eso es lo que es. Si no se quiere ir, que le echen y le pongan con sus trastos en la calle, o lo lleven a la residencia sacerdotal. Y al chófer, por mi le pueden dejar para que le siga llevando el peine, como tantas veces he visto. No tenía buena opinión sobre él por muchas cuestiones, algunas personales, pero esto es increible. Y los auxiliares, fuera. Están conchavados con él.

  7. Mañana a las 12:00 se comete la gran tropelía de jubilar al Gran Cardenal español don Antonio María Rouco Varela de la manera mas vil y menos cristiana que conozco, si todos los cardenales de grandes ciudades dejaran sus sedes la mitad de bien que la suya en el Occidente secularizado que me digan cual porque no la conozco. Gran pastor y mejor persona por donde paso, conocedor de la Galicia profunda, supo hacerse con una archidiócesis como Madrid, capital de España por ahora claro está, supo lidiar con gobiernos de diverso signo, consiguió que los católicos no cayeran en el olvido y lo anecdótico, lucho como buen cristiano por defender los principios no negociables de la fe cristiana, lucho por la religión en las escuelas, consiguió para desdicha de la izquierda visceral conseguir movilizar a los católicos practicantes en la lucha contra el aborto y el matrimonio homosexual, así como en la misa de las familias de Colón a 30 de diciembre con el frío madrileño de por medio; a nivel diocesano me comentaban unos laicos que dio a conocer el himno de la Almundena, procesión de Corpus. Deja una diócesis brillante y para el para el Papa de la misericordina que no traga a Rouco para que nos vamos a andar con rodeos con el trato despectivo y tan poco caritativo mostrado le impone el sucesor, cuando es sabido por todos ya no por capricho de Rouco que EL MEJOR SUCESOR POR CONOCER A SU CLERO, CONECTAR CON LOS JÓVENES Y A SU PUEBLO ERA NO OTRO QUE : DON FIDEL HERRÁEZ. Pero claro como es mejor hacerle caso al malintencionado del cardenal Santos Abril y Castelló y otros curiales que ya rendirán cuenta al Altísimo pues nada mandamos a un buen pastor no lo voy a negar porque lo conocí en una gasolinera cuando volvía con mi familia de ver al Papa Juan Pablo II de Madrid en 2003 y fue bastante agradable y cercano, pero no es eso lo que me irrita, sino más bien que el Papa Francisco que pregona y defiende la colegialidad se convierta en el pontífice que menos consulta de los últimos tiempos. Ojalá Dios ponga a cada uno en su sitio porque aquí desde luego se cometen tropelías de gran envergadura y más que veremos. Sólo me alegro en parte por el nombramiento de don Celso Morga como arzobispo coadjutor de Mérida- Badajoz, pero me preocupa quién será su sustituto. Ya advertí que este Papa va a dejar una Curia peor que la que se encontró y de reforma para nada, todo para peor. Esperemos que no tenga tiempo a hacer mucho daño a la ICAR porque es para temblar: al tradicionalismo ni agua, pero a lo peor de la Iglesia alfombra roja para pasearse y reírse en nuestras narices. La verdad es que el papa debía salir como cardenal bergoglio para bien de la Iglesia y bien nuestro. Ya veremos si como algunos dicen logra dar pasos firmes en la ansiada unidad con los ortodoxos (con el patriarcado ruso no creo que este en la buena dirección), y con el muro chino lo veo verde, verde. Pero bueno ojalá que algo logre para mayor gloria de Dios y de su iglesia.

  8. Rouco Varela puede que sea un buen cristiano, pero ha sido el peor representante de una iglesia del siglo XXI. Ha sido más un político (en el peor sentido de la palabra) que un pastor. Tanta paz lleve como la que deja.

  9. No olvides que todos somos Iglesia y estamos llamados a la santidad. Lo que veo en el Cardenal Antonio Maria Rouco es un hombre que ha dado la vida por la Iglesia y tiene sus pecados como tú y yo, pero sabe que la obediencia es parte del cristiano. Ahora nos cambian en Valencia a Don Carlos, otro pastor con olor a oveja pero las decisiones las suscita el Espiritu Santo y lo hace bien, ¿o acaso vamos a decir a Dios que lo hace mal?

  10. ¡Cuánta inquina contra el Cardenal Rouco Varela! Este artículo es tendencioso, injusto y realmente desafortunado. Bye, bye, Infovaticana. Han quedado retratados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles