PUBLICIDAD

Kasper: “Hay que distinguir la doctrina de la disciplina”

|

kasper_1716693cAndrea Tornielli entrevista para Vatican Insider al cardenal Walter Kasper, elogiado por el Papa Francisco por su “teología de rodillas”. Cardenal Walter Kasper, usted habló en febrero sobre el Sínodo frente a los cardenales y propuso una hipótesis sobre la posibilidad de la comunión para los divorciados que se han vuelto a casar. ¿En qué consiste? No propuse una solución definitiva, sino –después de haberme puesto de acuerdo con el Papa– hice algunas preguntas y ofrecí consideraciones para posibles respuestas. Este es el argumento principal: el sacramento del matrimonio es una gracia de Dios, que convierte a los esposos en un signo de su gracia y de su amor definitivo. Incluso un cristiano puede fracasar y, desgraciadamente, hoy muchos cristianos fracasan. Dios, en su fidelidad, no deja caer a nadie y, en su misericordia, da quienes quieren convertirse una nueva oportunidad. Por lo tanto, la Iglesia, que es el sacramento, es decir el signo y el instrumento de la misericordia de Dios, debe estar cerca, ayudar, aconsejar, animar. Un cristiano en esta situación tiene una necesidad particular de la gracia de los sacramentos. No se pueden conceder segundas nupcias, sino –como decían los Padres de la Iglesia–, después del naufragio, una barca para sobrevivir. No un segundo matrimonio sacramental, sino los medios sacramentales necesarios en su situación. No se trata de una solución para todos los casos, que son muy diferentes, sino para cuantos hagan todo lo que les sea posible en sus situaciones.

¿Puso usted en duda la indisolubilidad del matrimonio cristiano?

 La doctrina de la indisolubilidad del matrimonio sacramental se basa en el mensaje de Jesús; la Iglesia no tiene el poder para cambiarla. Este punto no cambia. Un segundo matrimonio sacramental, mientras la pareja siga con vida, no es posible. Pero hay que distinguir la doctrina de la disciplina, es decir la aplicación pastoral en situaciones complejas. Además, la doctrina de la Iglesia no es un sistema cerrado: el Concilio Vaticano II enseña que hay un desarrollo, en el sentido de una posible profundización. Me pregunto si es posible, en este caso, llevar a cabo una profundización semejante a la que se dio en la eclesiología: aunque la Iglesia católica sea la verdadera Iglesia de Cristo, hay elementos de eclesialidad también más allá de las fronteras institucionales de la misma Iglesia católica. En ciertos casos, ¿no se podrían reconocer también en un matrimonio civil algunos elementos del matrimonio sacramental? Por ejemplo, el compromiso definitivo, el amor y el cuidado recíproco, la vida cristiana, el compromiso público, que no existen en las parejas de hecho.

 ¿Qué le parece la publicación de este nuevo libro con aportes de cinco cardenales, incluido el Prefecto Müller?

 Me ha sorprendido. Lo supe hoy gracias a los periodistas: a ellos les enviaron el texto, a mí no. Nunca me había sucedido nada parecido en toda mi vida académica.

 ¿En la historia reciente de la Iglesia ha sucedido que algunos cardenales hayan intervenido con esta forma organizada y pública antes de un Sínodo?

 Durante el Concilio Vaticano II y en el post-concilio existían las resistencias de algunos cardenales frente a Pablo VI, incluso por parte del entonces Prefecto del Santo Oficio. Pero, si no yerro, no con esta modalidad organizada y pública. Si los cardenales, que son los colaboradores más cercanos del Papa, intervienen de esta manera (por lo menos en relación con la historia reciente de la Iglesia), nos encontramos frente a una situación inédita.

 ¿Qué espera que suceda durante las próximas semanas, en el debate sinodal?

 Espero que podamos tener un intercambio sincero y tranquilo de experiencias pastorales, de argumentos, en una atmósfera de escuhca. No respuestas prefabricadas, sino aclaraciones sobre el “status quaestionis”, y luego habrá todo un año para la discusión a nivel local, antes de las decisiones de 2015.

 ¿Le parece que Papa Francisco hable demasiado de misericordia?

 ¿Cómo es posible hablar demasiado de un tema que es fundamental en el Antiguo Testamento? Claro, la misericordia no contradice la doctrina, porque es en sí misma una verdad revelada, y no cancela los mandamientos del Señor; pero es una clave hermenéutica para su interpretación. Papa Juan XXIII en la apertura del Concilio dijo: «Hoy, la Iglesia debe usar no las armas de la severidad, sino la medicina de la misericordia». La misericordia es, pues, el tema central de la época conciliar y post-conciliar de la Iglesia católica.

0 comentarios en “Kasper: “Hay que distinguir la doctrina de la disciplina”
  1. Lo que habría que contestarle a Su Eminencia es que deje de confundir a los católicos con sus teorías envenenadas. Mi humilde consejo es que se retire de la vida pública y se dedique a hacer penitencia ya que, me parece bastante evidente, no le queda mucho para enfrentar el juicio particular. Y ahí si, que Dios lo ayude.

  2. La frase de “hay que distinguir la doctrina de la disciplina”, es otra forma de querer separar la doctrina de la pastoral. Pero esto no es posible, porque si la doctrina va por un lado y la pastoral por otro, o nos volvemos esquizofrénicos, y traicionamos la doctrina.

  3. «¿Qué le parece la publicación de este nuevo libro con aportes de cinco cardenales, incluido el Prefecto Müller?
    »Me ha sorprendido. Lo supe hoy gracias a los periodistas: a ellos les enviaron el texto, a mí no. Nunca me había sucedido nada parecido en toda mi vida académica.»

    Jaaajajaja. Como que le ha cogido con el paso cambiado. Por lo pronto la aparición de este libro dificultará un poco que se monte un para-Sínodo mediático al estilo del para-Concilio, que fue en la práctica el único que llegó a las masas.

  4. Recomiendo vivamente al Sr. Cardenal Kasper que lea la entrevista al Card. Müller, de la cual extraigo esta frase: “No podemos confesar doctrinalmente que <<Cristo es el Señor" y luego no cumplir su voluntad. Cristo es camino, verdad y vida: separar la vida de la doctrina equivale a intentar separar a Cristo como Hijo de Dios y como Salvador (…) No se puede ir por la mañana a la Iglesia y por la tarde al burdel, como una especie de sintesis esquizofrenica entre Dios y el mundo"
    Cuando se separa doctrina y disciplina, dogma y pastoral entramos en una dinamica esquizofrenica. ¿Pudo Jesús predicar el amor a los enemigos y al momento propinarle un puñetazo a un fariseo? ¿Podriia San Pablo haber denunciado las practicas judaizantes y caer luego en ellas? Señor Kasper, el gran drama del hombre moderno es que admirando siempre grandes ideales terminar por no vivir de acuerdo con ellos. En la Revolucion francesa se predicaba la igualdad, fraternidad y libertad, y no hubo mas que violencia, crimen e injusticias porque no obrabab conforme a la doctrina que predicaban. Lo que este buen cardenal propone es una moral pelagiana: grandes principios doctrinales, pero como son imposibles de llevar a cabo, no hacerlo, porque como se confia en el mero esfuerzo humano, y no en el auxilio de la gracia, nos conformamos con lo primero y que cada cual haga lo que quiera. Ese no es el camino que Cristo nos ha marcado, ni el que la Iglesia ha seguido desde que su Divino Fundador entrego las llaves a san Padre, revise a que Cristo e Iglesia sigue.

  5. Pues si la disciplina no esta en conexion con la doctrina, lo llevamos claro…
    Que haremos? A los que se confiesen les prohibimos que comulguen y a los que esten en pecado mortal les damos el resultado de las limosnas semanales?

  6. El Papa Francisco al convocar el Sínodo extraordinario… quiso que se estudien las cuestiones que hoy resultan difíciles de comprender y de vivir sobre la familia y el matrimonio. Y quiere también que… se aporten soluciones a estas dificultades.
    He buscado y leído con toda atención este trabajo que se nos ofrece como respuestas del Cardenal Kasper en una entrevista.
    Y deseo dejar mi comentario para expresar que me siento totalmente identificado con las propuestas que ofrece S.E.R. para solucionar del desafíos pastorales de la familia en el contexto de la Evangelización. Y aún me confirma mejor mi opinión saber que Su Santidad el Papa parece que tuvo la misma opinión.
    Veo clarísimo que las propuestas del Cardenal Kasper son Evangelio puro escuchado “de rodillas” y con un corazón “lleno de misericordia”.
    ¿Que soluciones aportan todos los detractores del Cardenal?
    No conozco ni una sola. Todos se quedan como don Tancredo: “Quedarme como estoy. Pues yo soy muy bueno y me voy a salvar. Los demás no me importan”.
    Eso no es apostolado. Eso es fariseismo puro.
    No es bueno que nos dediquemos a criticar a quien al menos aporta alguna solución válida. Lo práctico, lo que nos corresponde a los fieles, es orar mucho al Espíritu Santo para que ilumine los caminos por donde quiere Dios guiar a su pueblo, bajo el cayado del Vicario de Cristo, el Papa Francisco.
    Saludos cordiales a todos.

  7. Aquellos que se oponen a las tesis de Kasper, que recordemos son solo eso, tesis, y no dogmas de fe, no necesitan ofrecer contratesis, porque, como tan claramente han apuntado Müller, Cafarra, Scola…, todo esta en la Sagrada Revelacion, es decir, en la Escritura y la Tradicion de la Iglesia (Santos Padres, Teologos, Magisterio…) A Kasper le falta unir la justicia a la misericordia, cosa que si que hace Müller, y que es algo tan evangelico como, supuestamente las tesis de Kasper, y que se sintetiza en aquellas palabras que Jesús dijo a la adultera (Jn 8, 11): “Tampoco yo te condeno; vete y a partir de ahora no peques mas”. Jesús no sólo perdona, sino que tambien conmina a la mujer a no volver a pecar, olvidar esto ultimo es presentar una vision fragmentada del Evangelio, y por consiguiente, de la moral cristiana.
    El punto no esta en alterar el dogma, lo contrario es protestante, sino desarrollar una pastoral hacia estas personas, y hacia cualquier tipo de persona, que sin olvidar estos dos principios, respete el Deposito de la Fe y se de una armonica correspondencia entre doctrina y disciplina, fe y moral, dogma y pastoral…, les permia vivir su fe desde su especial situacion, con una atencion particular, como sabiamente indica Müller, hacia los niños y la formacion de los matrimonios, que los cursillos prematrimoniales no sean un simple tramite, un modo de pasar el tiempo o de hablar de vanalidades, sino una verdadera catequesis sobre el matrimonio, que prepare a las parejas a vivir esa entrega unica e indisoluble, y si el sacerdote no ve suficiente madurez en la pareja, posponer el matrimonio hasta verlos suficientemente preparados tanto espitirual como humanamente. Fijese si Cardenales como Müller han mostrado alternativas a las tesis de Kasper, sin salirse por ello de la Doctrina catolica.
    Por cierto, lo de “teologia de rodillas” es mucho mas antiguo que Francisco y Kasper: desde que existe la teologia esta es fruto de la fe y de la razón, de una vivencia intima con Cristo, Verdad y Vida, expresada a traves del razonamiento humano; mucho antes que Kasper, y con mas autoridad, estaban san Agustin, San Leon Magno, Santo Tomás de Aquino, San Buenaventura… como “teologos de rodillas”.

  8. Pero cuánto miedo sienten algunos y lo reflejan en comentarios agresivos, pareciera que no tuvieran fundamentos firmes de dónde sostenerse y tienen que recurrir a la bravuconería. Tranquilos, hermanos, oren mucho y dispónganse en Dios, que por lo pronto yo oraré por ustedes.
    “…Evangelio puro escuchado “de rodillas” y con un corazón “lleno de misericordia”…”
    Dios es amor y Jesús vino a enseñarnos eso, lo demás es cosa de hombres, todos pecadores, aunque tristemente, no todos capaces de asumir nuestra humilde condición.
    Yo tengo una opinión muy personal y favorable a los cambios, a la apertura, a una verdadera proclama del Evangelio del Amor, que es Cristo. Aún así me toca orar, no para que se haga mi voluntad, sino la Suya; así que los invito a orar por lo mismo!!!

  9. Este Kasper es un poco cobarde. No mucho solo un poco. Cuando cinco cardenales le ponen en su sitio doctrinalmente se cabrea y dice que es la primera vez que ocurre. Tal vez porque sea la primera vez que un cargo de la Iglesia como el emite esos sofismas en contra de principios claros y directos de la doctrina católica, que si se vulneran en la exigencia de su cumplimiento porque quienes son custodios precisamente de esa doctrina supone abrir una vía de agua en la coherencia del mensaje de la Iglesa católica.

  10. Uno se pregunta con estupor: ¿por qué un Cardenal se vuelve enemigo de Cristo, hasta el punto de negar sus enseñanzas? ¿Creerá que es más misericordioso que Dios? Este Señor no entiende nada de la Misericordia, por muy cardenal que sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles