PUBLICIDAD

«Es Francisco»: palabra de canonista

|

papa francisco cónclave roma elecciónEl controvertido libro de Antonio Socci pone en duda la validez de la elección del Papa Francisco, un sociólogo y un canonista italiano han decidido comentar esta tesis con argumentos de derecho canónico. ¿Quieres saber más?

«Es Francisco»: palabra de canonista

G. Cerrelli y M. Introvigne para la Nuova Bussola Quotidiana. Traducción de INFOVATICANA

07/10/2014

El libro de Antonio Socci, «No es Francisco«, suscita dudas que turban a muchos de sus lectores sobre la regularidad de la elección del Papa Francisco. La elección, afirma el periodista, se llevó a cabo de manera irregular, por lo que el cardenal Bergoglio «no es Francisco» y el legítimo Papa sigue siendo Benedicto XVI. En este breve ensayo, Giancarlo Cerrelli, abogado especializado en Derecho Canónico, y Massimo Introvigne, sociólogo, también con el título de abogado, refutan la tesis de Socci.

Después de la publicación de su libro «No es Francisco,» Antonio Socci dice que no identifica su posición con la de los sedevacantistas, para quienes la Sede Apostólica está vacante. En efecto, para él no está vacante, pues está ocupada por Benedicto XVI. Para Socci, el Papa emérito no tiene intención de ejercer el ministerio petrino, y por ello invita en obediencia a Francisco. Lo de Socci es un sedevacantismo práctico. También es un sedevacantismo de relojería, porque la sede se convertirá en vacante tras la muerte de Benedicto XVI.

El problema de la validez de la elección, Socci dice, es completamente distinto de su juicio del pontificado de Francisco. Como escribe Socci, se tienen razones que indican que el cónclave no habría realmente elegido un Papa, y que incluso se habría elegido al más conservador de los cardenales.

¿En qué basa la tesis sensacional Socci, que pretende inducir al Papa hacer las maletas e irse a Argentina? En un informe sobre el cónclave de la periodista argentina Elisabetta Piqué, leemos sobre la quinta votación que eligió Papa Francisco: «después de la votación y antes de leer los folletos, el cardenal escudriñador, por primera vez mezcla los papeles depositados en la urna, se da cuenta de que hay uno de más: son 116 y no 115 como deberían ser. Se piensa que, por error, un cardenal ha puesto dos folletos en la urna: uno con el nombre de su elegido y otro en blanco, que se había quedado pegado al primero. Son cosas que pasan. No pasada nada, esta votación se cancela de inmediato, el paquete es quemado más tarde sin que nadie lo haya visto, y se procede a una sexta votación«.

De esta afirmación, Socci deduce que la elección ha sido nula, por dos razones diferentes . En primer lugar, porque en lugar de anular la votación, se debió de haber pasado al escrutinio de las boletas, que podría haber dado un resultado diferente al del cardenal Bergoglio. En segundo lugar, porque se procedió de inmediato a la sexta votación, cuando tendrían que haber esperado al día siguiente.

Solo que el argumento de Socci está infundado, de hecho y de derecho. De hecho, porque nadie puede saber si lo que dice Piqué es cierto. Curiosamente, en un libro en el que nada es seguro y todo es falible, incluyendo discursos y documentos del Papa, se atribuye una especie de infalibilidad sólo a unas pocas líneas de Piqué, con el pretexto de que habló bien de su libro el vaticanista Andrea Tornielli, de Radio Vaticana, y  L’Osservatore Romano, que escribió que el libro ofrece «nuevos detalles sobre el cónclave«, y que Piqué es una amiga del Papa. Sólo alguien que no lee L’Osservatore Romano puede pensar que un libro revisado en sus columnas se convierten en Magisterio, y usted sabe que a los periodistas les encanta adornar sus historias. Y Socci sabe que ningún cardenal puede desmentir a Piqué porque hablar del cónclave está prohibido y castigado con la excomunión. Desde la creación de la prensa moderna, los periodistas dicen cualquier cosa de los cónclaves, y nadie que realmente estaba presente en el cónclave lo desmentía, ya que expondría al desmentidor a ser excomulgado.

Ésto sería suficiente para preguntarse qué es exactamente de lo que Socci está hablando. Sin embargo, es absolutamente inconcebible que las cosas hayan ido como escribe la Piqué, y el razonamiento de Socci no tiene un solo pie en el derecho. Sus objeciones son dos, y se derivan de la Constitución Apostólica del Papa San Juan Pablo II  en la «Universi Dominici Gregis» de 1996, que establece las normas para el cónclave. La primera se refiere a los artículos 68 y 69 de la Constitución. El artículo 68 dispone que antes del examen, habrá un conteo de las boletas. «Si el número de votos no coincide con el número de votantes,  es necesario quemarlas todas y proceder inmediatamente a una segunda votación.» El artículo 69 establece que «si en el conteo de votos, los escrutadores encontrasen dos papeletas dobladas que parecieran provenir de uno solo de los votantes, siempre que lleven el mismo nombre, que se cuenten como un solo voto, pero si llevan dos nombres diferentes, ninguno de los dos será válido en la votación; sin embargo, en ninguno de los casos se cancela el votación

Socci sostiene que «si […] el 68 regula la fase del conteo y el 69 la fase de escrutinio, tendríamos dos artículos que le dan dos soluciones opuestas para el mismo problema (una tarjeta demás). Estaría en total contradicción«. Para evitar esta contradicción, propone una interpretación alternativa a la más habitual: los dos artículos no se refieren a diferentes etapas de la elección, sino a diferentes casos. El 68 se refiere al caso en que haya una boleta demás en la urna, pero que todas las boletas están separadas; el 69 es para el caso de que la tarjeta esté doblada junto con otra, de manera que dos papeletas se puedan rastrear a un solo votante. A Socci, sin embargo, que no es abogado, se le escapa, casi oculta al detalle, la arquitectura de las normas generales. El artículo 66, que como es lógico nunca cita, establece que el escrutinio incluye tres fases distintas: «1) la deposición de las fichas de la urna; 2) la mezcla y el recuento de la misma; 3) el recuento de votos.»

Los artículos 67, 68 y 69 regulan cada una de las tres fases. Según la interpretación literal y común entre los canonistas, el artículo 68 establece la fase del recuento, y el artículo 69 la del escrutinio, con lo que en realidad no se crea ninguna contradicción. En derecho, se le llama contradicción a la existencia de normas que dan diferentes soluciones al mismo problema. Pero el 68 y 69 dan diferentes soluciones a diferentes problemas: si la boleta demás se descubre en la fase de recuento, se aplica el 68; si está en fase del escrutinio, es decir, si no hay una boleta en la urna, sino que aparecen dos pestañas compiladas por solo un elector, el 69.

¿Es posible que la boleta se escape durante la fase de recuento y emerja sólo en el momento del examen? Sí, es posible. Si se da el acaso de que un cardenal tenga dos papeles pegados juntos: es posible que durante el recuento, una abertura de los pliegues de lo que parecía una sola papeleta desvele que en realidad son dos. En el caso en que Piqué tuviera razón, la boleta demás habría surgido en la etapa del recuento, y no en la del escrutinio, y por lo tanto se aplicó correctamente el artículo 68 que ordena quemar las cartas y no escrutinar la urna.

La segunda alegación de Socci se refiere al artículo 63 de la misma Constitución de San Juan Pablo II, que prescribe que en todos los días del cónclave, «se deben tomar dos votos tanto en la mañana como en la tarde«, por lo tanto cuatro en total. Según Piqué, el 13 de marzo hubo cinco votos y no cuatro. Aquí, Socci sí podría haber visto una contradicción con el artículo 68, que establece que cuando, como hemos visto en la fase de recuento, emerge una papeleta demás, es necesario quemar todas las papaletas y proceder «de inmediato» a una nueva votación. «De inmediato», ¿incluso si ese día ya se habían reailzado cuatro votaciones? Pero en este caso, ¿no se viola el artículo 63? En realidad no, porque, mediante la aplicación de principios generales y elementales del derecho, incluso el canónico, el artículo 63 se refiere a cuatro votos válidos y completos, es decir, hasta que llegue al escrutinio. Si se queman las cartas, de conformidad con el artículo 68, antes del recuento, no ha terminado la votación, y por lo tanto no debe de ser contada entre las cuatro de la jornada. Si las cosas hubieran ido como dice Piqué, el llamado «quinto voto» en realidad era el cuarto, ya que no se ha completado cuando el recuento se interrumpe con la quema, no pudiendo ser contado como tal.

Socci, por lo tanto, no tiene ninguna razón en ninguno de los dos puntos que plantea. Pero si tuviera razón, y realmente hubieran habido cinco votaciones en el mismo día, o si se hubiera anulado una votación que ya había sido escrutada, ¿por eso Francisco no sería Papa? En realidad no, ni siquiera en este caso. Socci, que aún no es abogado, interpreta el artículo 76 de la Constitución «Universi Dominici Gregis» de manera literal y formalista. El artículo afirma que «si las elecciones se hubieran producido de otro modo del que se prescribe en la presente Constitución o no se hubieran cumplido las condiciones establecidas en este documento, la elección es por lo tanto nula y sin efecto.» Pero esto no quiere decir, como cree Socci, que cualquier incumplimiento formal anula algo tan importante como la elección del Papa.

Tomemos un ejemplo: el artículo 67 establece que si un cardenal se encuentra enfermo presentará las papeletas y la caja «en una pequeña bandeja.» Si utilizó por error una gran bandeja en vez de una pequeña, ¿piensa Socci que la elección del Papa es inválida? El ejemplo es paradójico, pero sirve para aclarar que las palabras «de otro modo» y la referencia a las «condiciones» se refieren a las líneas esenciales del cónclave, y no a los elementos individuales, por muy útiles que sean al ordenado desarrollo de la votación. La doctrina canónica más autorizada sostiene que, con el fin de evitar incertidumbres y otros problemas graves, las condiciones para cuestionar la validez de los votos para la elección del Romano Pontífice, o técnicamente la «provisión del oficio primado,» se han reducido al mínimo: siendo suficiente que la elecciones hayan sido secretas y que hayan contado con el suficiente consentimiento, por supuesto. No haciendo nulo el voto, por lo tanto, ni el error, ni el miedo, ni siquiera un acto gravísimo como la simonía (artículo 78 de la Constitución). Sólo si el esquema esencial de la elección estuviera alterado, se podría decir que hubo un cónclave «de otro modo» según lo prescrito por la Iglesia y sin observar las «condiciones» que ésto requiere. Y realmente, si el esquema esencial del cónclave hubiese estado alterado, ¿cómo es que ni un solo cardenal haya protestado?

En resumen, nadie puede saber si las cosas sucedieron como dice Piqué, pero incluso si así hubiera sido, no habría habido ninguna irregularidad. Si hubiera habido, pero no la hubo, alguna irregularidad formal, no habría sido tan grave como para alterar el patrón esencial de la elección, lo que no invalida el cónclave. Por otra parte, a diferencia de lo que ocurrió en el caso del anti-papas del medioevo, la elección de Francisco ha sido aceptada por todos los cardenales, obispos y fieles del mundo, a excepción de Socci, algunos de sus amigos, y algunos clarividentes de dudosas intenciones y costumbres morales.

Las catastróficas consecuencias profetizadas por Socci, si «la elección de Bergoglio es nula, nunca existió«, harían caer sus nombramientos episcopales, canonizaciones y actos de gobierno, aunque permanecerían, afortunadamente, fragmentos de la febril y ciertamente brillante imaginación del periodista. Para los simples fieles, al igual que cualquier canonista, la respuesta a la duda planteada por Socci es obvia: «es Francisco,» es el Papa, ha sido elegido válidamente y gobierna válidamente. Lo demás es chismorreo.

G. Cerrelli y M. Introvigne para La Nuova Bussola Quotidiana.  Traducción de infovaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

0 comentarios en “«Es Francisco»: palabra de canonista
  1. Gracias por la respuesta a Socci, muy esclarecedora.
    Lo que me extraña es que con tan poca cosa un hombre brillante se exponga al ridículo más absoluto.

  2. cada vez que veo esa foto pienso: ¡qué horror! ¿Cómo tuvo redaños a aparecer así ante todo el Pueblo de Dios? Sin sobrepelliz, muceta ni nada. En fin.

  3. El escritor Socci es conocido en ámbito italiano por ser lo que en españa llamamos «trilero».

    El «trile» de este libro está en exponer tesis como : «Francisco no es Papa, el Papa es Benedicto, y esto lo demuestra el hecho INCONTESTABLE que Benedicto, después de la elección de Francisco, sigue titulándose «Pontífice» «Papa», usando el blasón pontificio, y la sotana blanca, y el regiistro simbólico es muy importante, en la Iglesia Católica»
    Que estos hechos estuvieran determinados por Benedictos ANTES de la eleccion de Francisco, a Socci le traen sin cuidado.

    O el «testimonio auténtico» de Piqué: «Piqué tiene que decir la verdad, porque es muy cercana a Francisco, y ha publicado un artículo contando cosas del Cónclave, que sólo Francisco, en cuanto no-excomulgable puede contar, y además, posteriormente, un artículo de Vecchi habría confirmado esta tesis, porque otros cardenales participantes del Cónclave, así se lo habrían dicho». Pero vamos-a-ver: o la tesis de Piqué es formalmente-infalible, porque «solo el Papa puede hablar del conclave», o la tesis de Piqué es verdadera, porque otros cardenales la habrían confirmado, porque las dos afirmaciones, en una línea lógica de razonamiento son mutuamente excluyentes… pero no en la argumentación de Socci.

    Así que, fiel a su tradición, Socci pone otro libro-trile en circulación

  4. Efectivamente. Se aplica el art. 68 de la Dominici Universi gregis, porque al hacer el recuento de votos se verifica que el número de votos es distinto al número de electores, por lo que procede la quema inmediata de las papeletas y la realización de una nueva votación, que era la quinta de ese día 13, pero que, al anularse la cuarta, la quinta pasa a ser la cuarta. El art. 69 está pensado para otro supuesto de hecho distinto, y posterior: cuando, contados los votos, aparenta haber el mismo número de votos que de electores, y luego, al hacer el escrutinio de elegidos, papeleta a papeleta, uno de los escrutadores repara en que lo que parecía una única papeleta eran en verdad dos juntas, dobladas. Está clarísimo. Señores, Francisco es Papa válido, y, nada menos, elegido en día 13, día de la Virgen de Fátima. Tengan un poco más de caridad, menos temeridad, y más discernimiento.

  5. Y PUESTOS A SEGUIR SACANDO SIMBOLISMOS BOBOS DEL CALENDARIO,…,¿QUÉ TAL SI RECORDAMOS LOS LUCTUOSOS «IDUS DE MARZO»?
    BIEN PENSADO,SÍ:EL 13 DE MARZO DE 2013,CONSTITUYEN LOS IDUS DE MARZO DE LA IGLESIA.
    HABRÁ QUE POPULARIZARLO…
    Ramblas,Cardenal Pasquino,del Orden de los Laicos

  6. Muchas gracias a Infovaticana por este artículo. Aquí si que habeis entrado en las tesis de SOCCI. Parece claro que no se puede alegar la nulidad del nombramiento de Francisco, por una cuestión así.
    Yo creo además que si hubiese habido un motivo real conocido por los cardenales, algún tipo de presión, o falta de libertad o de apaño en los votos, habría sido denunciado en el momento por los que no le votaron.
    Si al Papa le han elegido la mayoría de los electores, libremente, y en conciencia, entonces es nuestro Papa, independientemente de que nos guste mas o menos, nos caiga mejor o peor o que pensemos que puedes estar permitiendo que se produzcan graves errores en la Iglesia.
    Es el Papa y hay que rezar por el.

  7. La explicacion de las papeletas, debe ser real .
    La no condenacion de esta verdad es ya el signo de que sucedio y con el testimonio de decenas de cardenales y obispos del Conclave.
    Los asuntos sobre legitimidad de este libro estna a dirigids primero a los Obispos del Conclave y despues al resto de la Iglesia.
    La accion o reaccion de estos cardenales es algo que tendra ocnsecuencias en el cisma.

  8. Yo tambien soy abogada, no soy canonista, pero pienso que la explicacion entre comillas, es interpretacion personal que hace el autor del articulo, cabe la interpretacion de Socci.

    «En realidad no, porque, mediante la aplicación de principios generales y elementales del derecho, incluso el canónico, el artículo 63 se refiere a cuatro votos válidos y completos, es decir, hasta que llegue al escrutinio. Si se queman las cartas, de conformidad con el artículo 68, antes del recuento, no ha terminado la votación, y por lo tanto no debe de ser contada entre las cuatro de la jornada. Si las cosas hubieran ido como dice Piqué, el llamado “quinto voto” en realidad era el cuarto

  9. Sé que el día de Fátima es el 13 de mayo. Pero el 13 es un número predilecto de Fátima, porque las apariciones se produjeron siempre en día 13. A eso me quería referir. Es un Papa muy mariano, que consagró, no lo olvidemos, su Papado, a la Virgen de Fátima

  10. A los traductores de este texto alguien debería explicarles que, en castellano o español, el verbo haber carece de número en plural, excepto cuando actúa en función de verbo auxiliar. Es propio de analfabetos funcionales decir, como hace el texto -o su traducción- «hubieron cinco votaciones». Un texto escrito o traducido por analfabetos pierde parte de su credibilidad. Por lo demás, es una desfachatez discutir la legitimidad canónica de la elección de Francisco. Es el legítimo y único Sucesor de Pedro, con todo lo que eso implica

  11. En efecto, cuando se hace un uso «impersonal» del verbo haber, la única forma normativa es la tercera persona del singular, en todos los tiempos y modos propios de la conjugación verbal del español, pues esas construcciones sintácticas con el verbo haber carecen de sujeto:

    «Hubo tres goles en el partido». «Tres goles en el partido» no es sujeto de «hubo», es complemento directo.

    Buen día.

  12. RESPUESTA A ESTE CANONISTA POR PARTE DE SOCCI
    EL TAMBIEN ESTA ASESORADO POR CANONISTAS
    Pero realmente el Cónclave de marzo de 2013 había seguido procedimientos incorrectos, y la elección del Papa San Francis podría ser cualquier cosa?

    Muchas personas me han preguntado esta pregunta (también la Bbc quiere saber más).

    Referencia a la lectura del capítulo de mi libro «no Martha» donde he puesto los datos y dudas, hacer preguntas sobre el caso.

    Muchos ferozmente me atacaron incluso antes de que saliera el libro y seguirán haciendo lo que incluso sin haber leído esas veinte páginas (250) dedicado al cónclave de 2013 (que no son ni siquiera el más importante en el libro).

    ¿Por qué? He escrito en silencio, porque una investigación sobre hechos y procedimientos debe realizarse con objetividad, sin prejuicios y furia ideológica.

    Además, en ese caso hay nada Papa Bergoglio, ni el punto de vista que uno de su pontificado. Si he encontrado el mismo error en la elección de Ratzinger también planteé el problema, porque la búsqueda de la verdad tiene el deber de los periodistas y sin duda es de vital importancia para la iglesia.

    He señalado en el libro que, en mi opinión, esos errores en los procedimientos del Cónclave presumiblemente debido a la superficialidad y la aproximación, no están en malicia y mala fe.

    Añadió que yo esperando respuestas y si llegan a hubiera señaló incluso con alivio. Desafortunadamente, hasta la fecha no hay respuesta completa no era ni siquiera una sombra.

    VERGÜENZA

    Cardenal Lorenzo Baldisseri, el 3 de octubre, «hecho diariamente» preguntó: «en su último libro ‘no es Francis’, Antonio Socci dice que durante el Cónclave han sido infringido las normas que regulan y por lo tanto que la elección de Bergoglio es»nula de pleno derecho». Fue secretaria del Cónclave se reúne cosa?»

    Respuesta: «excluya absolutamente en que usted ha violado ninguna regla. La elección del Papa Francesco ocurrió regularmente y Bergoglio fue válidamente elegido «.

    Será, pero el prelado así no da ninguna respuesta a las preguntas planteadas en mi libro. No trae ningún argumento.

    ¿Y luego el 13 de marzo de 2013 Baldisserri fue Monseñor: tal vez fue en la Capilla Sixtina durante la votación? Si no ¿cómo algo que no sepa refutar?

    EL LA HAYA

    Ayer en un diario en línea ha tratado de responder a mi libro el canonista Giancarlo Cerrelli (con Massimo Introvigne).

    Por supuesto no es suficiente calificar como un canonista porque yo también mis canonistas y más competentes Cerrelli tratar casos matrimoniales.

    Mi interlocutor comienza diciendo que yo soy el informe del Cónclave parte publicado por el periodista argentino (y biógrafo del Papa) Elizabeth Piqué en el libro «Francis. Vida y revolución «, que resulta para ser la perdición de la Quinta votación de los dos tableros Unidos.

    En opinión de Cerrelli «argumento de Saleem es infundada porque nadie puede saber si el el Piqué es cierto».

    Yo tranquilamente consciente de que las revelaciones de Piqué en el Cónclave eran elevar y alabanza del «Osservatore romano», «Radio Vaticana» e incluso por ultrabergogliano Andrea Tornielli. También en un año y medio nunca ha negado por cualquier persona.

    Cerrelli objetos entonces: «ninguno que el Cónclave hubo realmente refuta, porque expondría smentendoli ser excomulgadas».

    En realidad hay excomunión para los cardenales. Algunos asistentes a la habló de cónclave y no contradicen sino para confirmar la versión»Piqué».

    La confirmación de «algunos cardenales» fue recopilada por Gian Guido Vecchi y publicada en el «Corriere della sera» del 09 de marzo de 2014. Escriba en la Página 124 de mi libro. ¿Por qué Cerrelli elimina lo que contradice su versión. ¿Esto es objetividad?

    No sólo. A la salida de los sneak peeks de mi libro el mismo Piqué, un colega respetado que también colabora con Cnn, divulgó el contenido de mi libro sobre «La nación» de Buenos Aires y – de profesional impecable – confirmó que ella había revelado en su libro. Así que mi fuente confirma.

    «En passant» tomo nota de que no ha desmentido mi hipótesis que el Papa (el único secreto y separada de su amigo) la puede han revelado el hecho.

    GRAN BANAL

    En la segunda denuncia Estados Cerrelli que han hecho bien en cónclave para aplicar el artículo 68 de la Universi Dominici gregis, anulando el voto y las encuestas.

    Aquí simplemente remito a veinte páginas en mi libro donde explico por qué en lugar de eso fue aplicada al artículo 69 y tuvo que cancelar nada.

    Si adopta el artículo 68 abre una incurable contradicción entre dos artículos, como si opuesto normassero el mismo caso y otorga a cualquier cardenal a cancelar indefinidamente la votación del Cónclave o para ganar tiempo o hacer una apuesta no deseada.

  13. Sres. mis respetos a vosotros. «LA ELECCION DE PAPA FRANCISCO ES VALIDA» ……pero si no cuida su alma podria caer en herejia y muchos cardenales y obispos no reconocerlo como papa valido. ya ha pasado con antipapas validamente electos….. Sin embargo, San Francisco paradojicamente alerta de un papa electo «no canonicamente»……si leyeron bien ELECTO…..PAPA…..nadie lo declarara antipapa…..y causara un el cisma mas grande en la iglesia…..no fuera de ella……vean actualmente a las ordenes tradicionalistas…..San Pedro, Lumen Dei, San Pio X, etc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles