PUBLICIDAD

Jesucristo sufrió una luxación mandibular por los golpes recibidos

|

Cirujanos y dentistas de la Universidad de Brescia (Italia) defienden que el hombre de la Sábana Santa padeció daños en la mandíbula por los fuertes golpes que recibió. Así lo han afirmado los expertos de esta Universidad en un artículo científico publicado en junio de este mismo año. Son muchos los debates que existen alrededor de la Sábana Santa, el lienzo del que nos hablan los evangelios, la sábana en la cual José de Arimatea con ayuda de Nicodemo, envolvió el cuerpo de Jesús tras su muerte en la cruz. Esta sábana, también llamada Síndone de Turín, muestra la imagen del cuerpo de un hombre que presenta marcas y heridas propias de una crucifixión. Han sido incontables los estudios que se han hecho acerca de este lienzo, y a pesar de que la mayoría demuestran que se trata de la imagen del cuerpo del hijo de Dios, la incredulidad sigue protagonizando algunas de de las discusiones que giran entorno a este tema. Un nuevo estudio llevado a cabo por cirujanos maxilofaciales y dentistas de Italia, ha demostrado que el hombre de la Sábana Santa sufrió una luxación de la articulación temporo-mandibular. Si era, como parece que demuestran los estudios realizados, a Jesucristo se le desencajó la mandíbula por culpa de los puñetazos que le dieron los hombres que le llevaron a la muerte. La luxación de la articulación temporo-mandibular, es una rotura en el hueso de la mandíbula, lo que significa que la parte inferior se ha salido de su posición en una o ambas articulaciones a través de las que se conecta al cráneo. Una de las causas principales de esta rotura es la agresión física. Se trata del primer estudio cefalométrico hecho sobre la cara de la Sábana Santa, realizado sobre una fotografía de 1931 en blanco y negro, que originalmente era de color sepia. Es un descubrimiento nuevo, otra prueba más que tendrán que tener en cuenta los más escépticos, aunque al final, todo es cuestión de fe.  

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

0 comentarios en “Jesucristo sufrió una luxación mandibular por los golpes recibidos
  1. En realidad, si lo que concluye este estudio es cierto, tendríamos que descartar absolutamente que el personaje de la sindone sea nuestro Señor Jesucristo. (Juan 19, 36).

  2. No se que sea una luxación de la articulación temporo-mandibular, si implica fractura del hueso entonces no seria Jesucristo, pues la profecía dice que “todos los huesos se pueden contar”.
    Es por eso que no le fracturaron los pies, sino más bien le encajaron una lanza.
    Tengo un tío que cuando se iba a casar, estaba tan nervioso que la quijada se le desacomodo, no se si a eso se refieran, que por los golpes se le desacomodo la quijada.

  3. Quiero dejar claro, para evitar malentendidos, que mi comentario se basa en mi ignorancia médica, sin ninguna intención de ofender a nadie. ¿Una luxación o rotura de la mandíbula permitiría a una persona hablar?. Si lo impide, entonces Cristo no podría decir nada de lo que viene en los evangelios, «Padre en tus manos encomiendo mi espíritu», «Tengo sed», «Perdónalos porque no saben lo que hacen» etc. Y si es una fractura, no se habría cumplido la profecía que dice que el hijo de Dios moriría sin ningún hueso roto.
    Según veo en los evangelios, Jesucristo, después de ser crucificado, no sufrió ninguna violencia física hasta después de muerto, cuando le clavan la lanza. Es decir, cuando lo crucificaron, ya debía tener rota la mandíbula o con una luxación. Reitero que es una pregunta sin ánimo de buscar polémica ni ofender a nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles